Cuidado de ancianosEn estos tiempos que corren, la excesiva sobrecarga laboral, el pluriempleo, el estrés, o las dificultades de hacer compatible la vida profesional y el trabajo diario con la vida familiar, están provocando que cada vez más personas deban recurrir a la ayuda de profesionales. Las ventajas del cuidado a domicilio de personas mayores entran, pues, dentro de la respuesta ineludible a esa necesidad.

De este modo, las personas de edad avanzada que más nos importan pueden estar atendidas, acompañadas y cuidadas por un personal cualificado y preparado para ello. Además, este personal estará revestido de las cualidades psíquicas y emocionales necesarias para saber solventar de una manera razonable cualquier problema y al mismo tiempo mantener una buena y cordial relación con la persona cuidada y su entorno familiar.

Las ventajas del cuidado a domicilio de mayores son innegables frente a la sobrecarga y el diario desbordamiento de tareas y preocupaciones que nos asaltan en esta época de vida acelerada.

Cuidar de personas mayores: una labor compleja y necesaria

A la hora de contratar cuidadores a domicilio, hemos de saber que poseen un código ético profesional insoslayable, y una serie de finalidades que han de enlazar con la idea del envejecimiento saludable de las personas mayores.

Deben hacer que el devenir diario de estas personas y su enfrentamiento con las dificultades y problemas de la vejez sean lo menos problemáticos y más sanos posibles. Por lo tanto, deberán desempeñar varias tareas relacionadas. Las ventajas del cuidado a domicilio de los adultos mayores quedan, de este modo, aún más esclarecidas si cabe. Así:

  • Impulsará actividades físicas varias de la persona anciana para conseguir un tren de vida sano y acorde con los principios del envejecimiento activo.
  • Deberá promover la socialización de la persona mayor a la que está cuidando. Muchas personas de avanzada edad tienden al aislamiento social, que puede ser muy perjudicial para su salud. Además de la relación empática, de cordialidad y buena compañía que ha de brindarle, debe estimular actividades en que el adulto mayor se introduzca en actividades que impliquen interacción social con otras personas. También debe animar a la persona mayor a aprovechar su abultado tiempo libre con actividades de ocio, cultura, y otras tantas que combatan la peligrosa inactividad y abulia propias de la jubilación.
  • Debe preparar las comidas del anciano según las indicaciones del médico correspondiente, orientadas a una dieta sana que contribuya también a una vejez saludable y a contrarrestar los varios problemas del cuerpo y del organismo que pueda estar padeciendo la persona cuidada.
  • Deberá colaborar con la persona anciana en varias tareas de apoyo y ayuda diaria, y uno de los ejemplos por excelencia de esto es la higiene. Muchas personas de la tercera edad tienen problemas de depresión y de falta de autoestima, lo que les lleva a descuidar su higiene personal. Otros, al padecer dificultades físicas y hallarse por lo tanto en situación de dependencia, necesitan ayuda para poder entrar y salir de la ducha, asearse, etc.
  • Debe acompañar a la persona mayor a sus citas con el médico, y además controlar que tome la medicación recetada a las horas adecuadas y necesarias, según la prescripción facultativa.

Ventajas de contratar a una cuidadora

Los profesionales, o más bien las profesionales (un 95% son mujeres) que se dedican al cuidado a domicilio de personas mayores, conllevan una serie de ventajas directas que resultan indiscutibles:

  • Se trata de personas que han sido previamente sometidas a un minucioso proceso de selección, a fin de comprobar sus cualificaciones y trayectoria. Deberán contar con varias referencias de los hogares donde hayan trabajado.
  • Habrán de poseer la cualificación exigida por los organismos públicos para la profesionalización en el cuidado a domicilio. Además, deben haber cosechado la experiencia necesaria para llevar a cabo este trabajo con la mayor eficiencia y profesionalidad.

Las cuidadoras a domicilio son profesionales en auge en una sociedad paulatinamente envejecida, y más con la generalizada sensibilización de nuestra sociedad con los ancianos y otras personas necesitadas de cuidados, a raíz sobre todo de la Ley de Dependencia. El cuidado de ancianos puede ser la ayuda que necesitan esas personas tan especiales para ti.