Entre las actividades más beneficiosas para las personas en general y para los ancianos en particular está el baile, un “amigo” en la tercera edad que tiene numerosos efectos terapéuticos muy beneficiosos tanto físicos como mentales. 

Y es que, numerosos estudios científicos dicen que el baile puede beneficiar a nuestro cerebro, hasta tal punto de ser capaz de prevenir enfermedades como el alzhéimer. Uno de ellos, publicado recientemente en el New England Journal of Medicine, contó con la participación de ancianos mayores de 75 años. Aquellos que durante el desarrollo del mismo participaron en la lectura, bailaron, tocaron instrumentos musicales o jugaron a juegos de mesa una vez a la semana tuvieron un 7% menos de riesgo de demencia en comparación con quienes no lo hicieron. Además, los que participaron en estas actividades por lo menos 11 días al mes tenían un 63% menos de riesgo.

Como podemos comprobar el baile supone en las personas de la tercera edad una mejora de su salud y su calidad de vida, ya que endurece los músculos, incrementa la flexibilidad, previene problemas de salud y merma las posibilidades de padecer enfermedades crónicas como diabetes, obesidad, hipertensión, depresión, osteoporosis o deficiencias cardiacas, incluso, para los mayores que padecen artritis, párkinson o demencia, el baile es un complemento que estimula sus capacidades.

Sin embargo, a continuación te detallamos más profundamente cada uno de sus beneficios.

Beneficios del baile en personas mayores 

– Beneficiosa para el corazón: El baile, actividad ideal para las personas con factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y a su vez, favorece la respiración ya que es una actividad más tranquila que ir al gimnasio pero aun así estas ejercitando todo el cuerpo también.

– Perder peso: Si se práctica a menudo puede llevar consigo una disminución del peso, para ello, lo más recomendable es practicarlo de una a dos horas y de tres a cinco veces a la semana.

– Aumenta la energía. A alguien que se sienta sin energía durante todo el día bailar le puede ayudar a recuperarla, «es un estimulante porque el adulto mayor se va a sentir más ágil, más feliz, atractivo y eleva su autoestima”

– Incremento de la energía: Su práctica es un estimulante, por lo que ayuda a que el adulto mayor que se sienta sin energía la recupere, ya que se sentirá más ágil, más feliz, atractivo, etc., lo que refuerza, a su vez, su autoestima.

– Incremento de la resistencia: Al bailar regularmente, los músculos aumentaran su capacidad para trabajar duro durante periodos de tiempo más largos sin cansancio, lo que se traduce en un aumento de la resistencia.

– Ayuda a mejorar la memoria: Ya que al tener que aprenderse pasos o coreografías de memoria, a través de la música y el ritmo de cada una, sabiendo cual es el paso correcto y cual no, se evita la pérdida de memoria, ya que una de las casusas fundamentales de este hecho, es dejar de aprender cosas, por lo tanto el baile es una buena opción de ocio para aprender de manera distendida y divertida.

Por último, hay que tener en cuenta que antes de realizar este tipo de actividad, como cualquier otra física, es necesario realizar previamente un conjunto de estiramientos, previniendo así la aparición de lesiones, lo idóneo serían unos 15 minutos de estiramientos, si la actividad del baile va a conllevar entre 45 y 50 minutos varios días a la semana.

Desde mSoluciona Gijón animamos a que nuestros mayores practiquen el baile o cualquier otra actividad, que tenga beneficios tan notables para todos ellos.