Existen una serie de enfermedades comunes en el adulto mayor, las cuales en muchos casos, son propias de la edad, entre ellas se encuentran: alzhéimer, demencia y párkinson.

Estas enfermedades no solo causan el deterioro progresivo de las funciones cognitivas de los ancianos sino que, además, afectan también a la calidad de vida de estas y de las personas encargadas del cuidado de mayores, tanto familiares como profesionales en el servicio de ayuda a domicilio.

Las enfermedades neurodegenerativas como las tres que acabamos de citar, van trastornando paulatinamente la cognición de las personas ancianas, sus capacidades motoras, su autonomía y capacidad resolutiva a la hora de tomar decisiones normales en su vida cotidiana, e igualmente su vida emocional y afectiva, por lo que a nivel social y familiar presuponen un difícil trance.

Centrándonos en el alzhéimer, la Alzheimer’s Association muestra cómo un 70% de los afectados por esta enfermedad neurodegenerativa vive en sus hogares, de lo que extraemos que el impacto no es solo para el enfermo, sino también para los cuidadores, sean familiares o profesionales del cuidado de mayores a domicilio. Precisamente, esta dolencia es una de las más difíciles de enfrentar en el ámbito familiar, por lo que la ayuda, los cuidados y el asesoramiento de profesionales experimentados y cualificados resultan aquí de especial relieve e importancia.

Como expertos en ayuda a domicilio en Gijón, os damos algunos consejos sobre cómo tiene que ser el cuidado de mayores con alzhéimer en el hogar y el cuidado propio del cuidador al hacerse cargo de personas mayores que padecen esta enfermedad.

Cuidado de mayores con alzhéimer. ¿Cómo organizar la casa?

Organizar el espacio vital de forma gradual. No hacer los cambios de golpe porque corremos el riesgo de que el paciente con alzhéimer se sienta desubicado e inseguro.

– Se recomienda quitar o fijar al suelo alfombras y felpudos. Los problemas de equilibrio son especialmente frecuentes en los pacientes con problemas de demencias y de enfermedades neurodegenerativas, como es el caso del propio Alzheimer.

– Eliminar muebles con picos salientes o cristales. En el caso de no poder hacerlo, acolchar los salientes de los mismos. Esta es otra de las formas de prevenir y evitar accidentes, pues la capacidad de orientación de las personas con esta enfermedad queda muy mermada, incluso en su propio domicilio.

– Cambiar las sillas inseguras por otras más estables. Otro aspecto en que el precario equilibrio de las personas con esta dolencia ha de ser igualmente tomado en cuenta.

– Fijar bandas antideslizantes en rampas y escaleras, así como instalar una barrera al principio y al final de la escalera para impedir el paso

– Quitar los cerrojos para evitar que el anciano con alzhéimer pueda encerrarse

– El botiquín del baño debe estar cerrado y sin medicamentos

– Colocar en la bañera o ducha bandas o alfombras antideslizantes

– Reducir al mínimo los objetos de aseo (una toalla, jabón, un cepillo de dientes, un tubo de pasta dentífrica)

– No cambiar las cosas de sitio, pues las personas con esta dolencia no son capaces de recordar dónde se han podido poner, y además experimentan gran irritación si no pueden encontrar los objetos.

– En cuanto a la higiene personal, NUNCA llenar de agua la bañera. Esto podría asustar a nuestro familiar anciano

– Ayudarlo a ducharse, secarse y vestirse pero nunca hacerlo por él. Es necesario darle, en la medida de lo posible, cierta autonomía

– Asimismo, es necesario que nuestros mayores realicen diariamente un poco de gimnasia pasiva de pies y brazos para evitar problemas circulatorios, musculares y articulares.

– Cerrar las habitaciones en que no sea necesario entrar o ello pudiere resultar peligroso, como es el caso de la cocina.

– Es recomendable señalizar cada habitación con un cartel y letras bien visibles y comprensibles. Así, por ejemplo: “Baño”.

– Como ya hemos dicho, las adaptaciones del entorno han de realizarse de forma paulatina, siempre de acuerdo con las necesidades de la persona anciana, y en ello ha de incluirse todo tipo de auxilios: carteles, barandillas, etc.

– Sustituir la cocina de electricidad o gas por una de vitrocerámica, mucho menos peligrosa que las otras

– Utilizar vajilla y vasos irrompibles, señalizados, y asimismo manteles antideslizantes.

– También es recomendable señalizar mediante dibujos bien visibles y comprensibles y palabras escritas, el contenido de los armarios.

 Cuidado de mayores con Alzhéimer. ¿Qué debe hacer el cuidador?

Los especialistas aconsejan a los cuidadores de personas mayores con alzhéimer que tengan por si mismos un cuidado físico y emocional ya que el trabajo de ocuparse de una persona con esta enfermedad puede repercutir en su vida diaria, para ello es aconsejable que lleve a cabo las siguientes acciones:

– Descansar y dormir adecuadamente y hacer ejercicio de manera regular

– Ser organizado y planificado para disponer de tiempo para el descanso y para los hobbies y aficiones.

– Mantener el círculo de amigos y no dejar su trabajo fuera de casa.

– Establecer límites en cuanto a su trabajo como cuidador, sin someterse a carga de culpabilidad, pidiendo ayuda y sabiendo buscar el apoyo familiar y social.

– Valorarse uno mismo.

– Utilizar los recursos públicos y asistir asociaciones de familiares.

En mSoluciona Gijón contamos con un servicio de ayuda a domicilio personalizado y con profesionales altamente cualificados para que tu familiar se encuentre en las mejores manos.