Cuando vamos envejeciendo el metabolismo sufre alteraciones que determinan cambios en la percepción de la temperatura corporal, dando lugar en las personas mayores a que a su organismo le cueste adaptarse a las temperaturas externas. 

Con el calor también les cuesta adaptarse pero toleran peor el frio, debido a que las reacciones vasomotoras metabólicas son poco eficaces. Debiéndose a que llegados a una determinada edad nuestra piel adelgaza produciéndose una desnaturalización de los receptores cutáneos de la temperatura y por lo tanto la persona mayor tiene carencias para percibir el frio o el calor. 
Sin embargo, no está todo perdido y es que adquiriendo determinando hábitos y rutinascontra el clima se mejorara la lucha contra el frio.

Consejos para combatir el frío las personas mayores 

– Si se va a salir de casa resulta fundamental informarse previamente del tiempo que va hacer, incluso se podría tener en alguna estancia de la casa que se vea bien un termómetro que regule la temperatura actual que hace de manera diaria.

– Importante en época del frio que los hipertensos tengan un control casi diario debido a que el frio en invierno puede llegar a influir, en la presión arterial aumentándola considerablemente, así como para las personas que tienen artrosis ya que las temperaturas muy bajas repercuten en ellas intensificando sus dolencias y derivando de este modo en contracturas musculares.
Ante este tipo de enfermedades las personas mayores que la sufren tienen que intentar no someterse a cambios bruscos de temperatura, darse baños con agua caliente para disminuir la rigidez y rescindir de actividades diarias que tengan una gran carga física. 

– El frio también conlleva que la piel esté más reseca de lo normal, a través de la aparición de eccemas y grietas en cara y manos, por lo tanto es primordial beber mucho líquido y usar cremas hidratantes, así como el uso de guantes y prendas térmicas, es decir, ropa cómoda, aunque haya que ponerse varias capas, sobre todo en zonas donde la perdida de calor es preocupantes como la cabeza o los riñones. Y también igual de importante, el uso del calzado adecuado, ya que con el frio puede haber nieve o hielo en las calles, así como lluvia que pueden favorecer las caídas de las personas mayores. 

– La dieta también resulta fundamental, ya que es nuestro principal motor de energía, lo cual nos aporta calor si tomamos la dieta adecuada, es decir, con un  aporte calórico recomendado y alimentos con elevado contenido proteico, así como beber una mayor cantidad de agua (2litros/día) evitando cualquier bebida alcohólica ya que incrementa la perdida de calor.

 Una correcta temperatura en el hogar, de 18 a 21º C, con el uso de calefacción o estufas de gas o eléctricas, así como la correcta ventilación en cada una de las estancias del mismo.

 Como forma preventiva de transmisión de infecciones respiratorias, lo más adecuado es usar pañuelos de un solo uso, taparse la boca al toser o estornudar y el lavado frecuente de las manos.
Como podemos comprobar, resulta necesario llevar a cabo estos consejos para que los mayores en invierno puedan combatir el frio y lleven una vida sana igual que el resto del año.

En mSoluciona Gijón llevamos a cabo un servicio de cuidado de mayores a domiclio, adaptandonos a todas sus necesidades, para que esté en todo momento un cuidador profesional en el hogar y les facilite su día a día.