El mayor envejecimiento poblacional de los últimos decenios, la mayor sensibilidad con ancianos y las personas que padecen problemas físicos y dolencias ligados a su edad avanzada, así como con las personas que han perdido autonomía por sus discapacidades, han sido grandes avances en el campo moral y político. Sin embargo, una de las figuras cardinales para ayudar y apoyar a estas personas, el asistente personal, sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de la población, al menos en nuestro país.

Cierto es que debemos tomar en cuenta que se trata de un profesional de muy reciente implantación histórica en la sociedad española. Entretanto, lleva presente en la sociedad estadounidense, y en diversas sociedades europeas, por un tiempo bastante mayor, que oscila entre los más de treinta años que lleva en los Estados Unidos, y los alrededor de veinte que perdura en países del Viejo Continente.

Algunos factores de peso que han contribuido vigorosamente a la actual implantación, si es que no han sido sus principales impulsores, serían los siguientes:

  • Por un lado, la actitud positiva de la ONU al respecto. Sendas Resoluciones de la Asamblea General de 1993 y 1998, respectivamente, han reafirmado los derechos humanos de toda persona discapacitada y dependiente, han establecido la necesidad de que los Estados apoyen su autonomía personal mediante diversos programas y herramientas auxiliares entre los que se incluye la asistencia personal, y la prohibición de toda discriminación negativa contra las personas con diversidad funcional.
  • Por el otro, las leyes de dependencia aprobadas en variopintos países, entre ellos España, esta última en el año 2006. Se trata de una legislación de gran importancia, pues además regula jurídicamente las ayudas a las personas dependientes y la propia figura del asistente personal.

Qué es un profesional de la asistencia personal y qué formación necesita

Un asistente personal es ese profesional cualificado para apoyar a las personas con pérdida de su autonomía personal, para que puedan llevar adelante su vida diaria y cotidiana. Esto exige que empaticen con esa persona y mantengan cordiales relaciones con ella, pero además que sean respetuosos con sus decisiones, pues la mayoría de dependientes y discapacitados no han perdido la capacidad decisoria sobre sus propias vidas. Además, la misión fundamental de estos profesionales de la ayuda a domicilio es, precisamente, facilitar un mayor grado de autonomía en la vida de las personas asistidas.

Pero además, y como ya hemos dicho, el marco legal español ha implantado la obligatoriedad de una determinada formación y titulación específica para quienes han de engrosar esta profesión. Así pues, han de contar con el título correspondiente expedido por instituciones y empresas de formación y por empresas de servicios autorizadas. Es necesario insistir en que la ignorancia de la mayoría de personas sobre lo que es un asistente personal puede resultar muy negativa a la hora de encontrar un profesional con formación, trayectoria y vocación sólida, por lo que lo aconsejable es acudir a empresas especializadas.

Qué funciones tiene asignadas este profesional

El profesional de la ayuda a domicilio lleva a cabo todas las tareas encaminadas a la mayor autonomía de las personas discapacitadas y dependientes: así:

  • Ayuda y apoyo a las tareas de la vida cotidiana de la persona dependiente: aseo personal, comer, beber, meterse en la cama, levantarse, etc.
  • Conducir para poder llevarla adonde necesite o desee alguien, y recoger a terceras personas.
  • Comunicarse con otras personas haciéndole de intérprete mediante la lengua de signos, cuando así sea necesario.
  • Tareas de carácter excepcional: por ejemplo, protocolos para asistir a la persona asistida en eventuales crisis o en accidentes.
  • Hacer compañía a la persona, llevar a cabo las tareas del entorno hogareño, etc.

Para todo ello, sin duda alguna es preciso contar con alguien que reúna todas las cualidades necesarias, y que esa persona tan importante para nosotros esté respaldada y asistida por auténticos profesionales con vocación.